¿Atrapado o Salvado?

Luego de mi última batalla, caminé y caminé, llegué a un bosque primaveral lleno de luz y vida, animales y criaturas inimaginables lo habitaban, lleno de luz y vida, lagos lo recorrían por dentro del bosque como un las ramas de los árboles crecen entre las hojas.

Allí a lo lejos, divisé a una joven, era bella, y al verme, se puso a correr, normal, un guerrero herido, ensangrentado y con un aspecto de muerte. Intenté gritarle que se detuviera, no quería hacerle daño, pero su miedo fue mayor, y siguió. Pude divisarla intentando subir un árbol, pude ser mas rápido que su velocidad al subirlo. Pero me llevé una desagradable sorpresa. Era una joven hechicera, que sin temor alguno, de un grito, lanzó una onda expansiva que me tiró varios metros lejos de ella. Caí al suelo, mis heridas que se estaban cerrando, se abrieron nuevamente por el golpe de la caída. Supliqué que me ayudara, pero algo me dejó dormido.
¿Habré muerto al fin?
¿Iré al Valhala?
¿Mi mundo ha terminado ya?

Escucho y siento algo… [muns dahaa hela]… De repente siento que algo le sucede a mi cuerpo, una fuerza empieza a recorrer mi cuerpo, y todo empieza a sanar, abro los ojos, y me doy cuenta que mis heridas abiertas y sangrantes cierran, recupero mi fuerza y desaparece mi dolor.

-¿Que me has hecho? ¿quien eres?- pregunté
-No importa quien soy, importa lo que hice, ya puedes seguir tu camino-

Me quedo atónito viendo como se levanta y se va en la espesura del bosque, y por más que pasé horas y horas buscándola, no logré encontrarla.

-Gracias maga del bosque, si me escuchas, ten cuidado de los demás-
-¿Cuales demás?- escuché resonar de todos lados
-¿donde estás?-
-No importa donde esté, ¿cuales demás?- me insistió
-Hay otros guerreros, que matan todo lo que se mueva, no diré que no lo hice, pero no pienso lastimarte, los demás si- respondí, intentando darle confianza.
-Tranquilo, se cuidarme sola, sigue tu camino, guerrero-
Quedé sorprendido, no entendía muy bien que estaba pasando, pero tenía un ligero presentimiento.
-Cuídate maga del bosque, hasta que nos volvamos a encontrar-

Los animales y criaturas dejaron de emitir sonido alguno, todo quedó en un ensordecedor silencio que lo cubría todo. Un camino de luz se mostró hacia un punto para salir del bosque, y solo continué mi camino.

Quizás aveces pensemos que estamos perdidos, estancados o varados en la nada, pero siempre está esa maga del bosque, que saldrá y con su magia, cure nuestras heridas.

Gracias Maga del Bosque…

A %d blogueros les gusta esto: