Caído para volver a levantarme

Han habido momentos buenos, malos y caídas. Hoy quiero hablar de las caídas.

Muchas veces estuve abajo, caí, me embarré y pensé que perecería allí.
Muchas veces estuve en el fondo, pensando que las cosas no podrían estar peor, o que no tuviera salida. A menudo, con la esperanza de que alguien llegara a decirme que hacer para volver a levantarme y seguir. Lamentablemente nunca me ha ocurrido, digo lamentable porque así la vida sería mas fácil… aunque tambien debo admitir mi idiotez de buscar lo difícil, nosé si será por masoquista o que, pero lo fácil me causa rechazo, no tiene valor para mí. Entonces me pongo a pensar, que estar en el fondo, pensando que hacer, sin saber que me depara el destino, con miedo de que nosé que me tocará en el futuro, y luego me doy cuenta que yo me lo busqué buscando lo difícil.

En definitiva, las veces que he caído, siempre en algún que otro momento he sabido como levantarme, no precisamente apenas caigo. Para ser sincero, a medida que escribo esto, intento rebuscar y hurgar una solución para levantarme, buscar un objetivo, una finalidad. Por el momento no he encontrado nada, o eso creo…

He estado abajo observando hacia arriba a aquellos que dijeron estar a mi lado si los necesitaba, los he observado triunfantes, olvidándose de su palabra, de sus promesas, haciendo caso omiso a lo que ellos mismos dijeron, manchando así su propio honor.

Quizás se den cuenta, quizás no, la gente a su alrededor tampoco se suelen dar cuenta, para mala suerte de ellos, yo si, y tampoco lo olvido. No a modo de rencor, sino a modo de devolverle lo que ellos pagaron.

Admito que muchos aquí pensarán que es rencor o venganza, admito que se le parece, pero muchas veces la gente olvida eso y sigue su vida, con la triste excusa de que ya el universo le devolverá lo que merece, y lamentablemente no siempre sucede, por lo que aveces es necesario intervenir para que el destino se cumpla.

Y solo cuando sucede lo contrario, cuando tu los ves desde arriba, y ellos están abajo, caídos, te das cuenta del poderío que tienes.

Actualmente me encuentro caído, en el suelo, las manos ensangrentadas, la cara embarrada, agitado, agotado, casi exterminado, mis enemigos piensan que me han acabado, que me ganaron, que ya salieron victoriosos… allí es donde tomo mi hacha, me vuelvo a poner en pié, camino hacia la batalla y doy guerra a aquellos ilusos que creyeron haberme acabado…

Creyeron haberme hecho caer, pero lo que no saben es que, cada vez que caigo, me levanto con mas fuerza y mas experiencia…

Laxider

La guerra no termina… apenas está empezando… tengan miedo, porque piedad no voy a tener…

A %d blogueros les gusta esto: