Crecimiento exponencial

Llevo días recibiendo un crecimiento laboral increíble, al punto que ya estoy armando números para empezar a contratar gente.
Y todo a raíz de una decisión tomada de forma distinta.

Hace algunas semanas, un cliente el cual ya me había abonado el 50% del primer mes, quedando en deuda el otro 50% a final del mismo mes, me ha contratado para además de diseño para redes, el paquete completo, que incluye diseño de anuncios y asesoría.

Cuestión que la asesoría, va desde «que hacer» y «que no hacer» en materia de conversación con clientes.
Puedes saber mucho de ventas, pero la venta online, por chat, es diferente, porque el medio, los recursos y las posibilidades son diferentes. La costumbre de cada cliente en base a este medio es distinta y eso conlleva que hay carreras que se dedican a estudiar esta rama de la venta.

Yo estoy haciendo una carrera bastante completa a decir verdad, dado que comencé con el curso de en ese momento llamada «Facebook e-Learning» que luego pasó a llamarse «Facebook blueprint» y actualmente llamada «Meta Blueprint». Durante 2 años y medio he hecho carrera con el curso de Meta y su exámen, el cual aprobado y certificado, lo tengo en un cuadro en estos momentos en mis espaldas.

También sumé otra certificación, por Google, en la plataforma Google Active, la cual, no me dio tantos nuevos conocimientos, si no que sumé una certificación más, y eso me daba prestigio.

Sumé cursos y especializaciones, como Investigación de mercado, comportamiento del consumidor, reactivación de empresas, cliente online, entre otras ramas decantadas a finanzas.

En cuestión, me considero una persona capacitada para mi tarea, se que siempre se aprende algo nuevo y dije, haciendo carrera, porque día tras día me sigo capacitando, sumando cursos, sumando certificaciones, sumando conocimiento.

Asesoré en varias ocasiones ciertas cosas que no deberían hacerse, incluso, prácticas muy malas que no se deben usar, insistían en usarse… el cliente tiene la razón, si… aunque me contrataste para que te asesore, lo correcto sería escuchar y aceptar, ya que no estaba dando mi opinión, estaba compartiendo mi conocimiento. En fín, la cosa es que no funcionó, y decidieron no continuar.
Se me abonó el 50% restante, y quedamos en paz en ambos casos.

Mi yo del pasado, hubiera guardado ese 50% para pagar alquiler, expensas, comida, lo que fuera, pero lo habría guardado, en su lugar lo invertí.
Puse parte de ese dinero en anuncios, prueba y testeo de nuevas formas de anunciarme, hasta que empezó a tener resultados muy favorables para mi marca NegocioVIP. Cuestión, que al cabo de 2 semanas, se me fue 1, llegaron 3 y mañana tengo reunión con uno más, por lo que tendría 6 Redes en gestión.

Sinceramente me sorprende mucho y me agrada esta nueva mirada. Ya que tenía la vista puesta en tener el dinero para pagar las cuentas, hasta que repensé y dije, ¡NO! vamos a invertirlo.
La verdad, pienso hacer esto mas seguido, ya que creo que todo vino a raíz de que algo malo como que un cliente se baje, convertirlo en algo bueno, trae frutos, y ciertamente muy buenos frutos.

Si puedo decir algo al respecto para cerrar este post, puedo decirte que: -Siempre debes buscarle la vuelta, para que eso malo, se vuelva una ventaja y usarlo a tu favor-.

A %d blogueros les gusta esto: